Webinar Educacion y Genero, Ciencias y Covid

Webinar Educacion y Genero, Ciencias y Covid

Tuve el agrado de participar del webinar organizado por ministerios educacion, mujer, y ciencia y tecnología; donde me pidieron contar mi camino y experiencia durante la Pandemia. Aca mis palabras:

Webinar en Youtube:

Mujer en ciencia: 
Si queremos hablar del tema, debemos considerar la LEAKY PIPELINE: tubería con rupturas donde se produce goteo.  Imaginandose un flujo de mujeres desde que comienzan a dedicarse a las ciencias hasta que se establecen, la tuberia es su carrera. En el caso de mujeres, esta carrera tiene rupturas, y asi van desapareciendo mujeres. Rupturas concretas son las maternidades y matrimonios, pero otras mas sutiles estan relacionadas con los sesgos.


Hay estudios que muestran como a las mujeres nos cuesta más ganar fondos de investigación porque nuestras propuestas son peor evaluadas. En astronomía, nos cuesta más ganarnos tiempo de observación porque nuestras propuestas son peor evaluadas. Nos cuesta encontrar trabajo como profesoras porque nuestra investigación es vista como menos interesante. Esto se traduce a que nuestro trabajo lo citan considerablemente menos que el trabajo de igual calidad de colegas hombres, y en general muy pocas veces colegas se dirigen a nosotras como expertas.  Las mujeres vivimos en una constante sensación de sentirnos solas e ignoradas, cuando se trata de hacer investigación científica. 

Cuando una se da cuenta de esto una piensa “el trabajo que yo hago es visto como menos serio porque yo soy insegura, debo ser más agresiva y ambiciosa con mis capacidades si quiero competir a la par con los hombres. ”

Comparto los comentarios (traducidos) de un fondo CONICYT que me llegó el año pasado cuando pedí dinero para contratar a alguien a trabajar conmigo y no me gané: “…. La idea detrás de esta propuesta es bastante interesante, pero tristemente veo mucha auto-promoción de la investigadora principal, y no un plan concreto de cómo esta investigación se llevará a cabo. La propuesta parece estar muy preliminar, con muchas ideas mencionadas pero todo de forma vaga, sin considerar una estrategia detallada de como se va a hacer el análisis y qué resultados se esperan…."

No quiero decir que la propuesta fue perfecta, pero da la impresión que le cayó muy mal a esta persona que yo fuera tan ambiciosa. Es difícil encontrar el lenguaje correcto para el éxito. Es confuso, nos quedamos entonces calladas para no intimidar, ahi nos ignoran…  En STEM, es una lucha constante de autoestima. Hay mucho celo, y si una mujer logra algo que muchos hombres querían, se buscan muchas formas de justificar que su logro no era por sus capacidades sino que porque “tenían que destacar a una mujer, tenían que contratar a una mujer”…..

Resulta a una no la eligen solo “poruqe es mujer", ya que mujeres se caen por las rupturas de la leaky pipeline.  Las que no lo hacen, es porque han logrado levantarse después de muchos pisoteos por el hecho de ser mujer…..  y por eso cuando destacan, parecen unas heroes. Lo triste es que hombres normales pueden dedicarse a esto de forma normal, y las mujeres normales no pueden.  

Mi camino y mis obstáculos 

Creo que mi camino lo he seguido muchas veces siguiendo más por instinto que por razón. Estudié astronomía porque no sabía absolutamente nada de astronomía. No me dediqué a analizar mis posibilidades de carrera o de familia o de trabajo, simplemente lo hice con la actitud “ahí veré como sobrevivo” - y ese ha sido mi motto desde que empecé! 

Astronomía fue de hecho la carrera ejemplo que me dijeron que una mujer no podría estudiar eso porque no se podia combinar con la familia. Me pareció tan ridículo restringir el futuro de una mujer con sus posibilidades de combinar la familia, que me motivé para romper ese absurdo paradigma. 

Al terminar los estudios en la PUC, y in pensar demasiado, me aventuré a salir de Chile a hacer un doctorado como muchos otros de mi generación. Nunca dudé en quedarme, el hecho de no saber qué me esperaba fuera de chile era tan atractivo como saber más del universo. Tampoco evalué mucho qué implicaba vivir lejos de mi familia, amigos, etc. Simplemente partí. 

Entré a un prestigioso programa internacional del Max Planck, en Alemania. Allá conocí un estudiante alemán que era mi alma gemela. Rápidamente sabíamos que queríamos estar juntos para siempre, éramos jóvenes y no queríamos esperar tener la vida resuelta para tener hijos a si que tuvimos nuestro primer hijo en la mitad de nuestro doctorado. 

Ha habido solo otra pareja de estudiantes con un hijo en nuestro instituto, esos ya tienen 80 años. El mayor obstáculo que tuve fue sentir que mi caso no fuera visto como una oportunidad  sino que como un problema. Que yo tuviera un hijo hizo asumir a mi supervisor de tesis que yo no tenía máxima seriedad por mi beca (sesgo).  Nos sugerían que no valía la pena que intentáramos una carrera en ciencia, que sería imposible lidiar con el “problema de 2 cuerpos" (2 academicos encontrando trabajo en la academia en la misma ciudad), que nosotros no estábamos conscientes de los desafíos que se nos avecinaban, a si que mejor que buscáramos un trabajo “estable" para cuidar a nuestro hijo.  Se me dijo explícitamente que yo no era suficientemente “sobresaliente" como para conllevar estos desafíos que se venían adelante.

Sin seguir el consejo de mi supervisor, conseguí un trabajo interesante en Burdeos y mi pareja uno en Paris, que calzaba perfecto! El futuro se veía con energías renovadas, y así me embaracé de nuevo! Llegué a mi nuevo trabajo con 5 meses de embarazo, mudarme de país embarazada fue un caos para la administración, y perdí mucho tiempo de mi postdoc resolviendo esos problemas administrativos. Mi jefa también había tenido hijos durante el doctorado y le pareció lo más natural que yo tenga mis bebés. Ser tratada como una mujer adulta, madre y científica seria en Burdeos me dio esa seguridad que me habían quitado en Alemania.

No fui tratada con justicia por todos, de hecho el director del instituto no quizo buscar formas de extender mi contrato por los meses que me fui por maternidad porque. Según el director, “no había trabajado lo suficiente”. Es que, además de ausentarme por la maternidad, mi padre en Chile murió de cancer, y mi suegro en Alemania tuvo un infarto cardíaco dejándolo en coma. Fue un insulto a mi integridad, y me sentí discriminada. Por el respeto y cariño que le tengo a mi jefa directa, simplemente me busqué trabajo en todo lado. Con ella hasta el día de hoy colaboramos intensivamente. Allá empecé mi trabajo que haría mi nombre conocido en la comunidad científica. 

Con ese trabajo, aun sin publicarse, postulé a un postdoc en Cambridge, Inglaterra. Como llevaba poco desde mi doctorado, pensé que debería pedir recomendación a mi supervisor del Max Planck, quien no quizo hacerlo.  Argumentaría que le haga caso de una vez, que yo no tenía opciones ya que en Cambridge iban “solo los mejores”. Postulé entonces con otras cartas y me ofrecieron el puesto.

Llegué a trabajar a Cambridge con uno de los científicos más destacados en mi campo. Aprendí que la única forma de saber si las cosas que una se impone son posibles es intentando. Cambridge, ya libre de licencias de maternidad y enfermedades familiares, sirvió para explorar ideas nuevas y la ciencia de vanguardia. Mi nuevo jefe, además de mi ídolo, me dio libertad completa de hacer lo que quisiera, y eso hice. Recuerdo su satisfacción cuando llegué entusiasmada contándole mis ideas de combinar la astronomía con la genética. Me dijo ”Listo, ahora ya despegaste!”.  

Mi pareja pidió una beca europea para trabajar en Cambridge también, pero no se la dieron.  Entonces tuvimos que adaptarnos. Estaba la opción de que pidiera una beca postdoctoral fuera de Cambridge y seguir con su carrera en otro lado, pero optamos por aprovechar las oportunidades alternativas que Cambridge ofrecía y mantener la familia unida. El entonces estuvo dando clases en la Universidad,  trabajando en una empresa privada y haciendo su ciencia de forma “free lance".  Fue difícil porque era un entorno donde los científicos ven a las posiciones postdoctorales como la única solución aceptable para hacer ciencia. Tuvimos que no dejarnos llevar por las opiniones del resto y mantener fuerte nuestra postura. Es que él dejó su propio ego de lado y, por mucho tiempo, me cubrió la espalda para que yo participara de todas las actividades que mi postdoc ofrecía.

Cuando se acabó mi contrato en Cambridge buscamos un nuevo paradero. Chile siempre estuvo como una opción para volver, y se dieron las cartas y acá estamos. Me gustó la oportunidad de armar y crear programas nuevos en la UDP, y Santiago es una cuidad suficientemente grande como para resolver el problema de 2 cuerpos. Ahora estamos ambos de académicos, y con apoyo de FONDECYT para la investigación.


Importancia de las ciencias y el rol de las mujeres en ellas frente a una crisis como la que estamos viviendo.

Cuando mirábamos el despegue de la nave Dragon hacia la Estación Espacial Internacional este fin de semana nos preguntábamos: “porque salir al Espacio?” Y la respuesta es simple: “Porque podemos!”. La ciencia es la que nos empuja a poder hacer esas cosas imposibles. Hasta dónde podemos estrujar nuestras capacidades de entender nuestro entorno? No hay límite, y como podemos usar esa inteligencia para hacer el bien, es lógico fomentar el desarrollo de la ciencia en la sociedad. 

La ciencia, además, hace una sociedad más inteligente, pragmática y creativa para resolver problemas. La ciencia se trata de resolver problemas imposibles. La ciencia resolverá este problema del Covid, pero cuánto se demore depende de cuánto ya se sabe. Lamentablemente Chile ha invertido históricamente muy poco en ciencia, entonces costará resolver este problema porque se tiene muy poca experiencia.  Y no se trata de tomar conciencia que ahora la ciencia es necesaria por Covid, la ciencia siempre es importante.

Cito una carta de Rosalind Franklin a su padre en 1940.  “Mi forma de pensar y razonar está influenciada por un entrenamiento científico - si no fuera así, mi entrenamiento científico sería un desperdicio y un fracaso. Pero tú ves a la ciencia (al menos hablas de ella) como si fuera un invento humano desmoralizador, algo diferente de la vida real, que debemos guardar con cuidado y dejarla separada de la existencia del día a día. Pero la ciencia y la vida cotidiana no pueden y no deben ser separadas“ 

La ciencia la pueden hacer tanto hombres como mujeres, no hay comprobación científica que diga un género es más capaz que el otro.  La “Leaky pipeline” es un producto de los sesgos y nada más.  La ciencia por lo tanto no tiene género. Es un error recurrente ponerle género, porque aún se habla del científico (con una foto de un hombre). Yo tuve por ejemplo que corregir en la puerta de mi oficina en la universidad mi nombre que decía: “Paula Jofre, académico”

 

Viviendo la situación actual

Tenemos una rutina muy estricta. Todos los días entre 9:30 y 4:30 hay colegio, los niños definen su horario y nosotros el nuestro, con nuestras reuniones y nuestros bloques de “no molestar”, y los horarios los colgamos en el refrigerador. Entre las 4:30 y las 7:30 es ambiguo con juegos y trabajo, y cuando los niños ya se acuestan y nosotros trabajamos hasta pasada la media noche. El fin de semana se hace el aseo y se descansa. Todas las semanas son iguales. Esto lo necesitamos tanto nosotros como los niños. 

Soy consciente que este orden puedo dármelo por el tipo de trabajo que tengo. En estos momentos puedo demostrar que la astronomía con la familia si son compatibles, porque yo tengo una flexibilidad de horario bastante grande. Y por eso agradezco y trato de usar esas horas de trabajo para contribuir con mi rol a nuestro país en el futuro. Ese rol es la creación de nuevo conocimiento a través de la ciencia, además de la docencia, tanto en la universidad como en mis propios hijos.

Proceso de conciliar trabajo con vida doméstica y el cuidado de niños y hogar

En mi caso particular, como mi carrera en ciencias empezó a la par con ser madre copada de labores domésticas (familias lejos), la rutina adquirida ha sido un largo proceso de aprendizaje de cuáles son los límites de aceptación del orden, de la alimentación, etc. Es evidente que, por producto de mi educación sesgada como mujer,  ha sido un tema fuerte con el que me enfrento todo el tiempo. Importa que se haga la cama todos los días? Importa lavar la cocina inmediatamente después de comer? Me han inculcado en la cabeza que es importante, pero si por alguna razón no se hace, o no se hace de forma perfecta, tampoco se cae el mundo. Eso aplica a tiempos de pandemia. 

Es difícil encontrar un equilibrio entre el nivel de trabajo doméstico y el nivel de salud mental, porque es diferente para cada caso. Como nosotros nos hemos enfrentado a esta lucha de conciliar lo doméstico con el trabajo por mucho tiempo, fue posible poner los standards para la Pandemia mas o menos rápido. Pero ha sido difícil mantener la calma porque es mucho el trabajo de la casa y mucha la angustia de la gente, y la falta de salir al aire libre afecta la psiquis bastante.

Ha sido especialmente complicado que los niños entiendan que está bien aburrirse. Vivi(a)mos en una sociedad de constante éxtasis y consumo para los niños.  Cuesta que no busquen el letargo con las pantallas.  Otro tema relevante es cómo conciliar con los niños las tareas domésticas, es decir, cuánto deben hacer ellos. Como madre de hombres, no tengo el desafío de tener que motivar a hijas propias a aspirar grande, sino que el de no criar machos. Es que el problema de educación y género no es algo que solo afecte a las mujeres! 

En lo cotidiano de la casa: los dejo descansar o jugar después de un día intenso de estudio remoto, o los hago cocinar, ordenar ropa limpia, etc? Me incomoda interrumpir su merecido descanso, pero también me incomoda que  sientan que doméstico no es su responsabilidad. 

Ahora las escuelas no tienen el control de qué hacen los niños, sino que nosotros los padres. Eso es un arma de doble filo muy peligrosa! Los niños  están con los ojos sobre sus padres el día entero y se comportarán de la misma forma que ellos.  Si el papá respeta el trabajo y el tiempo de la mamá, los niños hombres lo harán con sus amigas y colegas cuando sean adultos. Si el papá hace las labores domésticas con el mismo compromiso que la mamá, los niños lo harán de la misma forma que las niñas. En cambio,  si los padres son un mal ejemplo, no romperemos el ciclo de las malas costumbres y no se generarán los cambios que esta sociedad requiere. Como no podemos cambiar mucho a los adultos, me temo que esta pandemia tendrá repercusiones grandes en este aspecto. 

Si queremos igualdad de género,  debemos partir por fomentar a los hombres a hacer lo que ha sido históricamente un trabajo para la mujer. Y darle valor a eso que históricamente ha sido el trabajo de la mujer.

Dado el escenario actual, si crees que ha habido un avance o retroceso de la igualdad de la mujer.

El escenario actual está afectando la carrera de las mujeres en ciencias mas que a los hombres en ciencias, porque está demostrando que la labor de la casa y crianza son consumidoras de mucha energía. La ciencia necesita de calma, algo que en la Pandemia se les ha quitado en especial a las mujeres madres.  Hay estudios que muestran cómo las mujeres no están publicando, mientras los hombres están publicando más. 

Las publicaciones son clave para la evaluación de las universidades, para la contratación de nuevos profesores, para la progresión de carrera etc. Esta Pandemia será una fuga gigantesca de mujeres en STEM, sobre todo si son madres. Si hay interés real por parte de Chile de rescatar a las pocas mujeres en STEM, el nuevo ministerio deberá crear programas destinados a los casos especialmente afectados por Covid. 

Además, comento que yo pude dedicarme a la ciencia, tener hijos y ser independiente sólo porque lo hice fuera de Chile. Acá las becas son muy malas como para criar hijos, y eso produce otra fuga importante en la leaky pipeline en este Pais. Todavía ninguna mujer con hijos ha postulado para trabajar conmigo. Con las ganas que tengo de trabajar con una mujer así, me incomoda no poder darle las mismas opciones a mujeres jóvenes como esas que tuve yo, solo por estar en Chile. 

La lucha de las mujeres ha  producido mucho avance! Pero no estamos ni cerca de la meta. Esa será cuando las oportunidades sean las mismas, es decir, cuando mujeres normales tengan las mismas posibilidades de encontrar trabajo que los hombres normales. 

Y cuando hombres dejen de usar su fuerza física para asustarnos y agredirnos, y demostrar superioridad. Si somos capaces de llegar al Espacio, podemos ser capaces de movernos por el mundo sin ser agredidas!  Ahí habremos llegado a la igualdad de género. 

Share: